Venezuela, 11 de Diciembre de 2017

  Home
  Origen
  Autismo según...
  Preguntas frecuentes
  Dietas
  Anécdotas
  Artículos
  Información
  Magazine
  Mi Historia
  Únete
  Libro de Visitas
  Otros mensajes
  Contáctenos
Software interactivo para niñ@s con autismo

Desarrollado por:


Página No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16   
Hábitat
Home > Puerta de Caracól >

El hábitat o casita de funcionamiento de Zue, no es la misma que la de todos nosotros. Al parecer la neuro-transmisión, es decir la comunicación o transmisión de mensajes entre las neuronas del cerebro puede estar alterada por la acción tóxica externa, y ello implica una alteración de las percepciones y sensaciones de los sentidos. Por ejemplo, existe una cierta hipersensibilidad auditiva en Zue, la cual hace que la segunda velocidad de la licuadora, algo tan simple como eso, golpee de forma brutal alguna parte de su pequeño cerebro ya alterado, puesto que ciertas ondas sonoras invaden y torturan su paz. Zue, al escuchar el estruendo, grita y se altera, corriendo y golpeando su cabecita, quizás como para buscar liberarse o detener de algún modo en su casita de cables, las bombas externas de ruido. Eso para nosotros es absolutamente inentendible y hasta absurdo, pero sucede ante él y es un delicado y complejo reto que asumir por nosotros y por Zue, hasta llegar a buscar alguna vía progresiva de ideal solución o algo qué hacer ante ello.

Sabemos que el lenguaje y la socialización, se va construyendo desde los órganos, desde fuera del ser humano, y desde dentro del ser, desde el cerebro. El Área de Broca puede tener algunos puentes en desconexión o algo que dificulta su lenguaje hablado y el interactuar con las personas. Sin embargo, Zue va creando su propia forma de códigos comunicativos personales para intentar ser entendido a veces.

Me contaron hace días, en el centro educativo para autistas donde asiste Miles; que su madre le fue a buscar y él se le acercó de manera prudente haciendo un leve sonido muy suyo, como un especie de silvido de aire, dirigido al oído de su madre. Ella, le miro fijamente y le dijo: "Sí Miles, mañana iremos a pasear al parque". Miles, se alejó gustosamente a buscar su ropa. Luego, al acercarse de nuevo a su madre, Miles le silvó de nuevo. Ella, le dijo entonces: "Claro, también iremos al centro en la tarde".

Según los estudios, la mitad de las personas autistas no desarrollan lenguaje hablado -entendible para nosotros-. Sin embargo, el descifrar sus códigos es importante para entrar en su mundo, y buscar que nuestro mundo sea en parte entendido por ellos.

El programa educativo TEACCH, usado hace más de 20 años, ha sido exitoso para lograr cambios conductuales en las personas con autismo. El TEACCH busca descubrir sus destrezas, fortalezas e intereses, como principio del programa. Evaluar cuidadosamente y diseñar el plan es el paso siguiente.

Los especialistas y docentes saben cómo trabajar desde el ángulo del conductismo para lograr cambios y progresivamente, buscar crear posibilidades de cierta autonomía en el desenvolvimiento de la persona -esperando ayudar a su fututo familiar, laboral o social-, aún cuando se sabe que la mayoría de los seres autistas necesitan apoyo directo e indirecto durante su vida.

Las estimulaciones también son importantes para lograr una comunicación más total. En la palma inferior de los pies, hay sensores que se comunican y estimulan el cerebro, por lo que caminar descalzo, masajear la parte inferior de los pies con aceites y sentir el suelo y sus texturas, puede crear una mejor comunicación entre la locomoción del cuerpo y el hábitat o casita de funcionamiento de los niños.

El correr moviendo la cabeza hacia los lados sin marearse o el balancearse por horas, muestra en los niños autistas, una posible pérdida de cierta sensibilidad nerviosa, que podría explicarse en la alteración de lo que denominan la neuro-trasmisión en el cerebro, y la desprotección de las neuronas por el debilitamiento de su capa de mielina. Pero, hay algo que nadie podrá alterar jamás: su corazón.

La unidad esencial del cerebro, es la neurona. Imaginemos el campo silvestre de las neuronas en su estructura. Ellas, son como arbustos alargados y con sus hojas formadas por lenguas. La voz de los pensamientos y mensajes se trasmiten por esas formas de filosas lenguas que se comunican unas con otras. Una neurona no se funde así no más con las otras cuando se contacta con ellas, sino que mantienen su identidad, tienen nombre propio, son únicas e indivisibles.

La comunicación sucede así: Los miles de millones de neuronas de nuestro cerebro están permanentemente intercambiándose información, algo así como besándose unas a otras, para conectarse y recibir el chispazo de las sensaciones del ser, y el hacer funcionar al auto de nuestro cuerpo humano. Así es como creamos sentimientos, prestamos atención, decidimos o dudamos, usamos la memoria, hacemos operaciones matemáticas y pensamos. Así mismo expresamos también un sentimiento de amor, o de ira, de benevolencia y otras expresiones.

Al cerebro o hábitat del ser autista, buscamos refrescarlo ampliando quizás, sus espectaculares seres, sus arenas y sus aguas cristalinas. Debemos conseguir el combustible de las neuronas, los suplementos que le protegen y mejoran su activación, crear una mayor estimulación, y en definitiva, rociar miel y abonos en las bases de los bosques de neuronas de ese hábitat rosa. Una casita de palma, nos espera, lenta y silenciosa, en el ritmo misterioso de la vida interior del ser especial.


La Fundación no se hace responsable por las opiniones emitidas por lo(s) autore(s) de este escrito


Página No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16   
Home > Puerta de Caracól > Ir al principio

Fundación Autismo Venezuela - RIF J-30874155-8
Caracas - Venezuela - info@autismo.org.ve