Venezuela, 11 de Diciembre de 2017

  Home
  Origen
  Autismo según...
  Preguntas frecuentes
  Dietas
  Anécdotas
  Artículos
  Información
  Magazine
  Mi Historia
  Únete
  Libro de Visitas
  Otros mensajes
  Contáctenos
Software interactivo para niñ@s con autismo

Desarrollado por:


Página No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16   
Jeshua
Home > Puerta de Caracól >

Se terminó de derramar la copa de la desesperanza después de algunos años en un raro conflicto matrimonial. Se abrió la lenta puerta del exilio: la separación. Se dieron durante algunos días, tormentosas condenas y largas crisis, barricadas y dardos alrededor, pero más allá de todo, quedó el rostro de cristal de mi otro sol, Jeshua. El echar fuego a todo y renacer entre cenizas, no fue fácil para él. Diminuto percibía desde la cremosa lactancia, el amargo sabor del destierro.

El tiempo inició la curación aún cuando dolorosa, el romper el proyecto de pareja lograba liberarle de un peso mayor, el de la unión forzada del sin sentido, cuando logra saturarse de olvidos, algunas bombas y otros intentos. Para no dañar más a todos, fue necesaria la partida. Después de entenderlo e iniciar la evolución, vino un reencuentro con el verdadero afecto resucitado, el que se debía sincerar de por vida, el de los hijos, lo único vital, la prioridad del Todo, para lo cual había que bajar las armas y lanzar la amnistía general. Yahn, se vistió de nuevas pieles, creciendo como un claro bosque de magnolias. Se reelaboró de nuevo, al igual que yo.

Independientes y recién salidos del invierno, cada uno asumía ahora su propia historia personal. Vendría luego el divorcio. Lo cierto es que nunca nos divorciamos de nuestra creación, de nuestros hijos, los cuales no son siquiera nuestros, sólo le pertenecen a ellos mismos y sus destinos.

Un doble ambiente de hogar se creó, desde un lado y otro del río. Zue fue creciendo y mirando cara a cara a su hermanito menor, mientras se hacía más grande y más cercano, buscando preguntas y respuestas y siendo lo que es, un especial navegante desconocido.

El corto pero, intenso dolor vivido por Jeshua en la crisis, quizás se convierta ahora en cantera de flores y lunas. Sé que a pesar de todo, su pequeñín corazón de apenas un año, seguirá abierto al canal que me conecta, que me acerca cada día a él. Sé que soy el torpe labriego de ADN de Jeshua, el quebrado cristal de su vagón, el oscuro fogonero de una locomotora donde él se adhirió a la vida, y se hizo luego un bello ser. Su energía, es terriblemente indetenible y total. Él es como el motor de la vida, andante, fugaz e incansable, como si nunca se acabara su gasolina.

Jeshua es suave, como un redondo oso sin pelaje, y en tamaño chico. Con su cabeza rapada se ve tan iluminado como el Gautama Siddartha, como el elegido Dalai.


La Fundación no se hace responsable por las opiniones emitidas por lo(s) autore(s) de este escrito


Página No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16   
Home > Puerta de Caracól > Ir al principio

Fundación Autismo Venezuela - RIF J-30874155-8
Caracas - Venezuela - info@autismo.org.ve