Venezuela, 11 de Diciembre de 2017

  Home
  Origen
  Autismo según...
  Preguntas frecuentes
  Dietas
  Anécdotas
  Artículos
  Información
  Magazine
  Mi Historia
  Únete
  Libro de Visitas
  Otros mensajes
  Contáctenos
Software interactivo para niñ@s con autismo

Desarrollado por:


Página No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16   
Soles
Home > Puerta de Caracól >

Este capítulo de finalización, cierra la obra temporalmente, mientras hacemos los preparativos del viaje al mar para Zue. Volaremos nocturnos, yendo al mar imaginariamente, hasta darse el verdadero momento de zarpar. Será como el trance de lo que sabemos resultará fundamental para él. Saborear la sal del inicio, de donde venimos todos, será como acariciar el vientre de las células de nuevo, el lodo vivo de la nada que dio paso al crujir de la creación, al misterio eterno, al estar vivos.

Nuestro primer sol, ha avanzado mucho y sigue ahora en una fase de lenta madurez y evolución, para definitivamente disfrutar luego la mejor parte junto a Jeshua. A veces, como que Zue no observa a su hermano, otras veces riñe con él; y en variadas oportunidades ha demostrado que su hermanito sí es vital para él, aún cuando no lo diga. Un día la niñera mecía suavemente a Jeshua en una vieja hamaca. Zue miraba desde lejos como indiferente; en realidad, esperaba el momento para acercarse y demostrarle que él sí existe y es su hermano. Zue se acercó, alejó bruscamente a nuestra niñera del lado de Jeshua, y al mirarle, inició un canto infantil mientras le mecía cuidadosamente de un lado al otro. Jeshua le observaba como extrañado, pero inmensamente feliz. Jeshua, nuestro segundo sol, quien es un ser muy interactivo, resulta ser muy importante para su hermano, y en cada momento él espera el instante de demostrarlo. Hermosas situaciones han sucedido con el paso del tiempo y el andar en los tratamientos diversos de Zue.

En la llanura donde los soles viven; sólo ellos saben que disfrutarán su edén, verán su recompensa, la herencia cósmica, seguirán siendo los hermanados soles, y saben que se fundirán para ser el sendero de las estelas, que se asoman por los abismos, que ríen y presagian el porvenir. El vaivén de la vida, irá y vendrá, como esa hamaca agujereada de luces y aires que se mece tan sutil. He allí un sol esperando su otro rostro, su otro sol. He allí el yin, he allí el yan, conectados sin estarlo, radiantes y sin fuegos, prematuros y hermosos, y lanzados como flechas al zarpazo de la ráfaga, la luz, la vida misma. He allí los soles, en su dulce llanura.


La Fundación no se hace responsable por las opiniones emitidas por lo(s) autore(s) de este escrito


Página No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16   
Home > Puerta de Caracól > Ir al principio

Fundación Autismo Venezuela - RIF J-30874155-8
Caracas - Venezuela - info@autismo.org.ve